Plan de Formación para Laicos

El Plan de Formación tiene como objetivo fundamental “ofrecer a los laicos y laicas de la Arquidiócesis de Santiago procesos formativos de carácter integral y sistemático que les ayuden a vivir en mayor plenitud su vocación y misión en la Iglesia y en el mundo, respetando y asumiendo sus diferentes necesidades, dentro de la común vocación a la santidad.” Para ello propone:

  • Un proceso integral, que facilite crecer simultáneamente en todas las dimensiones de la persona (humana comunitaria, espiritual, intelectual y pastoral-misionera) “que deberán ser integradas armónicamente a lo largo de todo el proceso formativo” (DA 280), unificando la vida en torno al Señor Jesús.
  • Un proceso sistemático de formación, que permita profundizar en el encuentro con Jesús, crecer en la fe y dar razón de esta esperanza en el mundo actual, y capacitarse para participar con mayor protagonismo y responsabilidad en la vida y misión de la Iglesia.
  • Un proceso flexible, que se puede adaptar a las distintas necesidades y posibilidades de las personas, atendiendo además a los diversos contextos pastorales y socio – culturales presentes en la arquidiócesis.
  • Un proceso gradual, que favorece que cada persona sea protagonista de su propio proceso formativo, asumiendo con responsabilidad su crecimiento en la fe y que contribuya “a una actuación como discípulos misioneros en el mundo, en la perspectiva del diálogo y de la transformación de la sociedad […], que puedan tener una incidencia significativa en los diferentes campos”, especialmente en los grandes desafíos de la sociedad (DA 283).

El Plan quiere responder a las necesidades y posibilidades de todos y cada uno de los laicos y laicas de Santiago, por eso está estructurado en tres Troncos (Común, Específico y Permanente) y por cursos (módulos) que se pueden realizar de diferentes maneras en los diversos ambientes que ofrece la arquidiócesis.


TRONCO COMÚN

El Tronco Común nos ofrece los cursos o contenidos que consideramos fundamentales para nuestra formación. Tiene tres niveles (Básico, Medio y Superior), para que podamos seguirlo de acuerdo a nuestras posibilidades e intereses, pero también para ir creciendo en profundidad.

Este tronco está organizado en cinco Áreas de Contenido:

  • Persona y sociedad: Incluye todos aquellos contenidos relacionados con el desarrollo y la madurez personal que, a su vez, favorecen también el crecimiento en fe. Esta área incluye además los contenidos referentes al análisis y el conocimiento de la realidad en la que vivimos, fundamentales para una adecuada inserción y presencia cristiana en el mundo.
  • El Dios de Jesucristo: Esta área ofrece los contenidos fundamentales de la fe que favorecerán el desarrollo y fortalecimiento de una “siempre vigilante capacidad de estudiar los signos de los tiempos” (EG 51), desde una perspectiva más propiamente teológica.
  • Iglesia y comunidad cristiana: Esta área trabaja los contenidos de carácter eclesiológico: qué es la Iglesia, su historia, el Magisterio eclesial (con especial referencia a la Enseñanza Social de la Iglesia) y los carismas, ministerios y servicios en la Iglesia.
  • Vida cristiana: En esta área se desarrolla la integración fe – vida, promoviendo aprendizajes que permitan dar testimonio de la fe en los contextos actuales “aquí está el reto fundamental que afrontamos: mostrar la capacidad de la Iglesia para promover y formar discípulos y misioneros que respondan a la vocación recibida y comuniquen por doquier, por desborde de gratitud y alegría, el don del encuentro con Jesucristo” (DA 14).
  • Formación pastoral: Corresponde a los contenidos propios del tronco específico y será diferente para cada uno de los currículums de los ministerios y servicios pastorales.

TRONCO ESPECÍFICO

El Tronco Específico ofrece el itinerario formativo necesario para realizar los ministerios y servicios que Dios ha encomendado en la Iglesia y en el mundo.

Se presentan a continuación los programas concretos elaborados por las Vicarías Ambientales y los Departamentos de la Arquidiócesis de Santiago, que indican y ofrecen los módulos de la formación común y específica que se necesitan como agentes evangelizadores, pastorales y sociales.


TRONCO PERMANENTE

Ningún plan formativo puede agotar todos los temas de interés en la formación de los laicos. La formación permanente pretende responder a esta realidad, ofreciendo posibilidades de profundizar en algunos de los temas tocados en el Tronco Común y facilitando una actualización permanente de la formación, con una mayor cercanía a la contingencia concreta, que permita dar respuesta a necesidades y demandas emergentes.

La Formación Permanente se estructura también en módulos y cada uno de ellos especificará si requiere, como pre – requisito haber realizado alguno de los niveles completos o alguno de los módulos del Tronco Común o Específico.


INPAS

Instituto Pastoral Apóstol Santiago

Facebook

Twitter

CONTACTO

Tel. | +56 2530 7170
Tel. Librería | +56 2530 7157
Correo electrónico | inpas@inpas.cl